Amparo Mapuche (poemas)

( Décimo cuarto Reclamo)

Cuando el espíritu habitaba en cada piedra,
las aguas y el lodo se contaban historias
al borde de los remansos.
La vida surgía de barrancas y planicies
y nacía una espuma
blanda de tierra oscura,
blanda como migas del pan
a los piés de los árboles pensativos.

En aquellos tiempos las constelaciones decían
palabras astrales y enigmáticas
a los espacios vacíos e infinitos.

Un día la Tierra sola abrió la garganta:
su voz múltiple de ecos paralelos
habló con los sonidos de un coro instrumental jamás oído,
pero tan lejos estaba de las estrellas
que ninguna respondió.
Sólo el silencio.

Por esa razón ella creó a los hombres:
para conversar con ellos…
Fueron hermanos de los árboles y el cielo,
de los animales y del suelo.
Los acunó en sus brazos de hierbas
que compartían todas las cosas existentes
y los arrulló esa singular voz compuesta:
esa expansión de sonidos superpuestos
hecha de pensamientos y totalidades
que todas las especies comprendían.

En ese mundo todos eran hermanos:
humanos animales árboles ríos
suelos nubes frutos cielos…
Cuando ella hablaba, todos respondían:
cada uno con su propia cuerda
hablaban con su madre y entre ellos,
y ese canto era la riqueza para todos.

Por eso es que las gentes de la tierra (72)
no aceptan dueños ni empresarios,
ni la explotación de la vida de los suelos
que son la piel del planeta,
ni de la madera de los árboles:
carne vegetal de bosques vivos,
ni la del agua de lagos, ríos o mares,
y mucho menos la de otros hombres.

Sabes que amo los pueblos
originarios en sus diferencias:
lenguas cantos leyendas astros dioses.
Amor amante de los senos arcaicos.

Pero Chile no los reconoce:
los territorios ancestrales son cedidos.
De Araucanía y Patagonia
Chile promueve el saqueo imponiendo
un lucro cuyo precio es la muerte.

Amo las leyes que impulsan la concordia
y el respeto. La libertad avanza sobre
los sueños alados de los pueblos
que abren sus caminos infinitos.

¡Escucha Chile!
Escucha tu tierra, la que habla
con el palpitar de la montaña
en el trueno vivo del mar
allende cascadas y colihues… (73)

Quisiera llegar al aeropuerto de Santiago y allí en una gran loza de granito poder leer:

”Chile, país mestizo,
reconoce y protege en su Constitución
los territorios indígenas y la nación mapuche,
sus modos de vida, su civilización e historia.
Y su lengua, la lengua de la tierra, (74)
es reconocida como lengua nacional
a la par del idioma castellano,
y enseñada a todos los niños chilenos
en todas las escuelas del país”.

Que nuestros ojos puedan verla pronto.

_______________________________
GLOSARIO:
(71) “Mapuzungún”, la palabra con la que los mapuche nombran su idioma significa “la lengua de la tierra” lo que me hace pensar que la Tierra alguna vez habló…
(72) la palabra mapuche significa “gentes de la tierra”, de mapu, tierra y che, gente
(73) COLIHUES (pl.) El colihue (chusquea culeu) es un gran bambú siempre verde. Se acompaña con la aristotelia chilensis y la aristotelia maqui y puebla todo el Cono Sur. Cuando son numerosos forman los carrizales adonde viven mariposas, escarabajos, pájaros y roedores. Planta muy importante para los mapuche ya que les sirve para construir sus champas, confeccionar canastos y trutrukas y también en sus ceremonias rituales.
Su solidité y vivacidad la ha transformado en symbolo de la inmortalidad de los mapuche, reivindicada en sus luchas actuales con el grito: “Mientras haya colihues, colihues nacerán. Si uno muere, diez se levantarán”.
(74) el mapuzungún

por XIMENA GAUTIER GREVE. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. ES PROPIEDAD.
__________________________________

© AMPARO MAPUCHE (Defensoría de los indios de Chile) Largo poema en 1 Preámbulo, 14 Reclamos y 4 Cuitas por XIMENA GAUTIER GREVE.

Comments are closed.